¿Qué son las metodologías ágiles? Definición, tipos, ventajas y diferencias con las metodologías tradicionales

05/25/2022
Antonio Nogueras
4.7/5 - (3 votos)

La creciente complejidad de los productos a desarrollar y los requerimientos que evolucionan aceleradamente siguiendo las exigencias de los mercados conducen a la búsqueda de nuevos modelos. En el ámbito del project management, las metodologías ágiles nacieron a mediados de los años noventa, para resolver los problemas de rigidez y adaptabilidad de los enfoques tradicionales de gestión de proyectos.

Su implantación fue un rotundo éxito en el ámbito del desarrollo web y de software al demostrar su perfecta adaptación a los cambios en los requisitos y las circunstancias, conseguir acortar los plazos de entrega y mejorar la calidad de los productos.

Actualmente este Agile management está presente en cualquier empresa. Incluso ya de forma común se utiliza en la gestión de personas tras demostrarse su eficiencia en la organización de los equipos de trabajo.

En esta guía te contamos qué son las metodologías ágiles, para qué sirven, sus ventajas y desventajas, tipos y otra información de interés.

Tabla de contenidos

El origen de las metodologías ágiles

Las metodologías ágiles surgen ante una investigación difícilmente estimable al mismo tiempo que se construye. El mundo actual requiere mucho más que cumplir con los objetivos de coste-tiempo-alcance. A veces las estimaciones en tiempo-recursos son imprecisas y la calidad de los resultados se resiente por la necesidad de cumplir con un plan estricto. En los mercados altamente competitivos como el actual se requiere rapidez y flexibilidad: reducción del “time to market”. Estas metodologías tratan de solventar estos aspectos.

El 17 de febrero de 2001, se reunieron 17 profesionales expertos en el desarrollo de software en la Estación de esquí de Snowbird (Utah, EEUU) con el ánimo de buscar nuevas y mejores formas de desarrollar software poniendo énfasis en las personas y sus interacciones, la colaboración y la respuesta continua al cambio.

Máster en Agile Project Management

Lidera proyectos empresariales aplicando los principios del agilismo.

Explorando nuevas formas de hacer las cosas, y compartiendo experiencias, dieron origen al manifiesto ágil, el documento que marcaría la filosofía de las metodologías ágiles. Se basó en 4 valores fundamentales:

  • Valorar a los individuos y su interacción (personas y clientes), por encima de los procesos y las herramientas.
  • Desarrollar software que funciona, por encima de la documentación exhaustiva.
  • La colaboración con el cliente, por encima de la negociación contractual.
  • La respuesta ante el cambio, por encima del seguimiento de un plan.

Las metodologías ágiles intentan evitar los largos y, en ocasiones, excesivamente burocráticos caminos de las metodologías tradicionales enfocándose en la gente y en los resultados.

Estas metodologías han llegado para quedarse en el ámbito de la dirección de proyectos.

Cómo surge la gestión de proyectos con metodologías ágiles

Los proyectos ágiles aparecen en un contexto de cambio en los mercados. Los mercados cambian porque las necesidades de los clientes cambian cada vez más rápido y, por tanto, piden a las empresas que se adapten a sus necesidades.

Ante ello, las organizaciones comienzan a utilizar diferentes prácticas de aceleración de proyectos, como Lean Startup. También se idean herramientas o frameworks para gestionar proyectos ágiles, como Scrum.

El objetivo de las metodologías ágiles de gestión de proyectos es conseguir entregar un modelo de mínimos al mercado para que se valide. Después, el producto o servicio se sigue mejorando, según las necesidades de los clientes. Lo que hace el cliente es probar el producto, ver lo que le gusta, los errores que encuentra, lo que no le gusta, y dar feedback a la empresa que ha creado ese producto o servicio.

En entornos ágiles de crecimiento, lo más común es tener equipos y una organización que trabajen de una manera más o menos adaptada a las necesidades del cliente.

Máster en Agile Project Management

Lidera proyectos empresariales aplicando los principios del agilismo.

Por último, destacar que estas metodologías pueden aplicarse bajo la modalidad de trabajo en remoto.

Qué son las metodologías ágiles

Las metodologías ágiles o Agile Management son un conjunto de técnicas y herramientas que facilitan el desarrollo de proyectos en las empresas. De esta forma, se siguen unos criterios conocidos por todos los miembros involucrados en el proyecto para trabajar con mayor rapidez y flexibilidad. 

La novedad de estas metodologías radica en la entrega de pequeñas cantidades de trabajo de valor de manera recurrente y con resultados tangibles a lo largo de un proyecto y no a su término como se hacía antes.

Gracias a este nuevo enfoque se obtiene una retroalimentación frecuente que permite tomar decisiones sobre posibles ajustes o modificaciones para ir adecuando de manera óptima el producto final a las necesidades del cliente y su contexto particular.

Para qué sirven las metodologías ágiles

De todas las metodologías de gestión de proyectos, las metodologías ágiles son las que mejor permiten adaptarse a los cambios tecnológicos de la sociedad actual. Como acabamos de ver, la gestión ágil de proyectos consiste en desarrollar el proyecto mediante su división en partes más pequeñas, llamadas iteraciones. Cada una de estas partes se va siguiendo y analizando para, en función de sus resultados y estableciendo un rumbo para la siguiente parte del proyecto.

Se trata, por tanto, de una forma de organización que resulta útil tanto para proyectos tecnológicos como el desarrollo de un software, como para campañas de marketing digital o el desarrollo de productos. De hecho, empresas como Google, Apple o Spotify ya están aplicando la metodología Agile para el desarrollo de sus productos y servicios.

Metodologías ágiles: ventajas y desventajas

Elegir la metodología ágil para cada proyecto es fundamental para la correcta ejecución del mismo. En este sentido, deben valorarse las necesidades y características específicas, los equipos de trabajo que van a participar y los perfiles profesionales involucrados.

Como estamos viendo, aplicar Agile management ofrece numerosas ventajas tanto para los equipos de trabajo como para los clientes y usuarios finales, pero no hay que cerrar los ojos a sus desventajas ya que siendo conscientes de ellas la organización podrá tener una visión global del desarrollo del proyecto y anticiparse a los posibles inconvenientes.

Analicemos en primer lugar y de forma detallada las ventajas:

  • Mayor adaptación a los entornos cambiantes y mercados que evolucionan rápidamente: gracias a los ajustes de los requisitos, prioridades y objetivos en cada una de las partes del proyecto según sea necesario.
  • Realización de mejoras continuas de los procesos y resultados, así como de cambios oportunos: la retroalimentación frecuente aportada por los clientes tras la entrega de cada parte del proyecto permite la optimización de la calidad del producto final.
  • Enfoque en las características y funcionalidades que demanda el cliente: cada una de las partes entregadas tiene el valor que realmente le importa.
  • Mejora de la calidad de los productos: al no acumular los problemas hasta el final del proyecto, sino abordarlos y solucionarlos a medida que surgen la calidad del resultados es más notable.
  • Mayor satisfacción del cliente: este se siente incluido e involucrado en todo el proceso de desarrollo y ve que se tienen en cuenta sus opiniones en el proyecto.

Como desventajas podemos citar:

  • Participación: posible falta de participación activa de todos los miembros en grandes equipos de trabajo o con miembros dispersos geográficamente.
  • Presupuesto: dificultad para prever, desde el inicio del proyecto, los plazos y costos finales.
  • Riesgo de cambios constantes: sobre todo en requisitos, objetivos y evolución de las metas.

Herramientas para la gestión ágil de un proyecto

Existen diferentes softwares y herramientas que ayudan a aplicar una metodología agile a un proyecto. Entre ellas, los expertos en Dirección de Proyectos pueden encontrar las siguientes herramientas de agile management:

Version One

Se trata de una aplicación gratuita que permite organizar equipos de hasta cinco personas. Es una de las herramientas de agile más utilizada, ya que es fácil de instalar y usar y tiene una interfaz intuitiva.

Scrumblr

Se trata de un sistema de publicación de notas en la web, de forma que los usuarios pueden crearlas y colgarlas en una pizarra virtual. Esto facilita la organización de las tareas y la coordinación del equipo a la hora de desarrollar un proyecto. Cada columna de la pizarra virtual puede tener el título personalizado, indicando el nombre de las personas responsables por cada tarea, así como el día o mes en el que debe ejecutarse.

Banana Scrum

Esta herramienta permite aplicar la metodología ágil llamada Scrum. Está diseñada para ayudar al equipo a realizar un seguimiento de las cosas. Si bien, no tiene la intención de reemplazar las necesarias interacciones humanas del día a día en la gestión del proyecto.

Scrum Desk

Esta herramienta permite aplicar la metodología agile Kanban, administrando las tareas en tableros visuales. Además, se puede cambiar el estado de una tarea arrastrando y soltando entre varias columnas, mejorando así el flujo de trabajo.

Trello

Se trata de un gestor de proyectos online que permitirá aclarar las rutinas de trabajo, priorizar, generar avisos de citas y muchas otras opciones que harán que organizarse no sea una dificultad.

12 principios del Agile Management para la Dirección de Proyectos

Las metodologías ágiles o el Agile Management en Dirección de Proyectos provienen de marcos de trabajo empleados en el desarrollo y en la gestión de productos de software. No obstante, la gestión agile es extrapolable a otros contextos.

El enfoque de las metodologías ágiles en Project Management permite resolver problemas y contribuye a la generación de una solución satisfactoria para el cliente.

Esta gestión ágil se basa en un proceso de desarrollo rápido y fluido, conocido también como ciclo de vida adaptativo.

Las metodologías ágiles se rigen por dos ciclos de trabajo adaptativos: iterativos e incrementales.

  • Iterativos: el producto se desarrolla a través de una serie de ciclos repetidos o iteraciones, que se suceden hasta alcanzar la solución deseada por el cliente.
  • Incrementales: cada iteración genera un producto potencialmente entregable y funcional, sobre el que se van añadiendo nuevas funcionalidades en cada iteración.

La técnica del Lean Manufacturing persigue la fabricación rápida y sencilla, eliminando desperdicios. Lean Startup y los métodos ágiles nacen a partir de ella. De ahí surge el manifiesto ágil y sus principios, de los que se sirve el Project Management.

Principios del manifiesto ágil para la Dirección de Proyectos

El Manifiesto Ágil es un conjunto de principios que se desarrollaron para guiar el desarrollo de software de manera más efectiva y flexible. 

Aunque originalmente se concibió para el desarrollo de software, sus principios también se han aplicado con éxito en la dirección de proyectos en general. 

Aquí están los doce principios del Manifiesto Ágil adaptados para la Dirección de Proyectos:

  1. Satisfacer al cliente.
  2. Aceptar los cambios de requerimientos.
  3. Entregar software funcional frecuentemente.
  4. Negocio y equipo de desarrollo trabajan juntos de forma cotidiana.
  5. Desarrollar los proyectos en torno a individuos motivados.
  6. Conversar cara a cara.
  7. El software funcionando es la medida principal de progreso.
  8. Desarrollo sostenible.
  9. Atención continua a la excelencia técnica.
  10. Simplicidad.
  11. Equipos auto-organizados.
  12. Reflexionar y perfeccionar.

Metodologías como Scrum para la Dirección de Proyectos se basan en estos principios. Se trata de un marco de trabajo para la gestión y el desarrollo de software basado en el proceso iterativo e incremental que se utiliza de manera común en entornos basados en el desarrollo ágil de software. Scrum está englobado dentro del Agile Management.

Cuáles son las principales metodologías ágiles en dirección de proyectos

Las metodologías ágiles están siendo fundamentales para adaptar la gestión de proyectos a las actuales circunstancias del mercado y a las nuevas formas de trabajo de las empresas.

Máster en Agile Project Management

Lidera proyectos empresariales aplicando los principios del agilismo.

En la siguiente lista enumeramos las principales metodologías ágiles aplicadas en la actualidad, divididas entre si llevan varias décadas en vigor o solo unos años. Cada una de estas metodologías consiste en estrategias que se han ido puliendo para resolver uno de los mayores quebraderos de cabeza: el derroche de tiempo en las empresas. 

Metodologías Ágiles Clásicas

A continuación, exponemos las principales metodologías ágiles que se llevan implementando con resultados exitosos desde hace décadas:

Kanban 

La estrategia Kanban mejora la coordinación de los equipos de trabajo anticipando cuellos de botella en la cadena de producción. El método funciona a través de un sistema de tarjetas que permiten visualizar fácilmente el flujo de trabajo. De este modo, se evita el estancamiento de productos que se empolvan sin pasar a la siguiente fase. 

Lean

El Lean Project Management es una filosofía de trabajo basada en mejorar la eficiencia a través de la eliminación de tiempos muertos, irregularidades y sobrecargas. Se trata de alimentar una cultura de trabajo en equipo, para descartar aspectos que ralentizan la producción. El método Lean divide el trabajo en componentes más ligeros que puedan complementarse mejor unos a otros.

Scrum

El método Scrum para la gestión de proyectos es una metodología ágil que establece un marco de trabajo enfocado a resolver problemas. Este funciona a través de un sistema de roles. Los cuatro principales son el de los Stakeholders, o clientes, el Product Owner, el Scrum Master y el Equipo de Desarrollo. 

Design Thinking

El Design Thinking es una metodología ágil que se centra en comprender y ofrecer soluciones a las necesidades del cliente. Este método busca nuevas formas de ver las cosas, potenciando la creatividad y aprendiendo a desaprender. Los expertos en Design Thinking se encargan de aportar respuestas innovadoras que rompen con los esquemas tradicionales, poniéndose en la piel de los clientes.

Principales Metodologías Ágiles Innovadoras

A continuación, exponemos las principales metodologías ágiles innovadoras que están cobrando creciente importancia:  

eXtremme Programing

El método de eXtremme Programing fue creado para el desarrollo de software y mejorar la adaptación a los requisitos cambiantes del cliente. El XP se basa en períodos de trabajo que varían cada semana y aportan la agilidad para modelar flexiblemente el producto. El XP tiene su propia filosofía operativa, como la programación por parejas, el desarrollo interactivo y las pruebas constantes.  

Management 3.0 

El Management 3.0 fue teorizado por el holandés Jurgen Appelo en un libro publicado en 2010. Se trata de una filosofía de trabajo que otorga una mayor autonomía a los empleados. En el Management 3.0, los managers gestionan los equipos guiando, en lugar de controlando; el método se aplicó en empresas como Google, demostrando como que los resultados son la agilización del trabajo y una mayor eficiencia. 

DevOps

El DevOps es el nombre de una serie de prácticas que combina el desarrollo de software (Dev) y las operaciones de IT (Ops). Uno de sus aspectos fundamentales es la mayor frecuencia de actualización del producto. Por otro lado, el DevOps fomenta una arquitectura de microservicios para crear aplicaciones más flexibles y facilitar la innovación. 

Dynamic Systems Development Method (DSDM)

El DSDM es un método ágil que supone la alineación de los proyectos a objetivos estratégicos claramente definidos. El DSDM busca la rápida producción de resultados para la empresa. A diferencia de otros métodos ágiles, el DSDM se centra en un sistema de gobernanza sólido.

Metodologías más usadas en Agile Management

Aunque hay un amplio abanico de metodologías ágiles, hay dos que han sido las más utilizadas en los últimos años: Scrum y Kanban.

Cómo se gestionan proyectos con la metodología Kanban

La metodología Kanban es una técnica útil para proyectos ágiles. Plantea organizar, de manera visual, el trabajo del proyecto. Para ello las tareas se estructuran a través de columnas y tarjetas de colores. De esta forma, se pueden ver qué trabajos están pendientes de hacer, qué tareas se están haciendo y cuáles se han hecho ya. Este trabajo es denominado Work in Progress.

Los diferentes roles que nos podemos encontrar dentro de los equipos del Kanban son el equipo en sí, que trabaja en las diferentes tarjetas, y el dinamizador. Éste se encarga de gestionar las tarjetas y también se encargará de organizar las reuniones y las ideas que surjan en el proyecto.

Cómo funciona el método Scrum de gestión de Proyectos

Por otro lado, la metodología Scrum busca incrementar la velocidad y flexibilidad de desarrollo de productos o servicios. Dentro de esta metodología de Dirección de Proyectos ágiles se incluyen los requisitos de trabajo, el diseño y la integración.

El elemento clave de Scrum son los llamados sprints. Éstos son reuniones que se realizan para ver cómo los diferentes elementos o roles del proyecto trabajan entre ellos.

Máster en Agile Project Management

Lidera proyectos empresariales aplicando los principios del agilismo.

Esta metodología implica contar con figuras concretas, como el product owner. Esta figura coge una tarea, la divide en subtareas y se las asigna a cada uno de los miembros del equipo del proyecto. Por otro lado, el Scrum Master, es la figura a la que se le explica lo que se está realizando. De esta forma, si surgen problemas dentro de las reuniones, el Scrum Master será el encargado de dar las instrucciones precisas para resolverlos.

¿Qué son las metodologías orientadas a la innovación?

Actualmente vivimos un nuevo panorama dentro del mundo de los negocios, en el que se ha pasado de librar las batallas en los campos del marketing y las ventas, a la capacidad de innovar y de ofrecer productos o servicios que la competencia no tiene.

Las empresas actuales tienen cada vez más presente la importancia de aprender a desaprender. Ello implica romper con las ideas y estrategias que hasta ahora habían funcionado.

En este contexto, la transformación digital es uno de los puntos primordiales para las empresas del futuro, que necesitan utilizar metodologías que potencien la innovación en el desarrollo de producto, gestión de equipos o de modelos de negocio.

Recordemos que las metodologías ágiles han evolucionado mucho, pasando de un uso exclusivo en la gestión de proyectos para el desarrollo de software con metodologías como Extreme Programming (más conocida como XP), DevOps, Scrum o Kanban, a una adaptación de estas metodologías al apasionante mundo de los Proyectos y de la Gestión Empresarial. De esta forma, han irrumpido en los últimos años nuevas metodologías ágiles orientadas a la innovación, como Design Thinking o Lean Startup.

En qué consiste la Metodología Design Thinking

La Metodología Design Thinking está basada en estimular una nueva forma de pensar, potenciando que surja la creatividad. Es aplicable a todos los campos de la actividad empresarial y de cualquier sector. Además, puede fusionarse con otras metodologías como Lean Startup, por ejemplo, cuando se pretende diseñar un nuevo modelo de negocio en una empresa.

Design Thinking se fundamenta en generar ideas que se centran en entender y ofrecer soluciones a las necesidades de los usuarios de un producto, servicio o clientes de una empresa. Dicha metodología está inspirada en la forma de trabajar de los Diseñadores de Producto. El proceso se descompone en cinco etapas que pueden ser abordadas de forma no consecutiva, saltándose etapas o volviendo hacia atrás o hacia delante si se cree conveniente.

Etapas para la utilización de la metodología Design Thinking

Entre las etapas para implementar la metodología ágil Design Thinking en Project Management podemos encontrar las siguientes.

  • Empatía: Entender los problemas, necesidades y deseos que tienen los clientes. Se trata de ponerse en el lugar de los clientes para así actuar en consecuencia en el diseño del producto o servicio.
  • Definir: Una vez que se ha comprendido qué necesita el cliente, llega el momento de definirlo y ver qué necesita. A los problemas que se detectan se les llama insight y permiten al equipo de proyecto focalizarse para hallar las soluciones.
  • Idear: Es la parte más divertida y creativa. Se trata de crear soluciones prácticas basadas en las necesidades que se han detectado. En esta etapa se utiliza todo tipo de técnicas creativas como por ejemplo el Brain Storming. Es muy importante que todas las ideas que puedan surgir se comenten, aunque sean muy alocadas, porque nunca se sabe cuál es la que puede traccionar bien con los clientes.
  • Prototipar: En esta fase le daremos vida a las ideas o al menos en “estructura”. Se trata de convertir la idea en un prototipo digital o físico de forma sencilla, con la que poder interactuar en la siguiente fase.
  • Evaluar: Con el prototipo creado se invita a usuarios a que interactúen con él. En esta etapa del Design Thinking es muy importante realizar un análisis de posibles errores y deficiencias que pueda presentar. 

Lo más importante dentro de esta metodología sería centrarse en la necesidad del cliente y no en los deseos del equipo encargado del proyecto.

Los entornos ágiles en Dirección de Proyectos

La Dirección de Proyectos se ha transformado en los últimos años. Desde hace aproximadamente diez años se ha desarrollado una metodología novedosa: la gestión de proyectos ágiles. Los proyectos en startups, negocios en crecimiento o en etapa de aceleración, son proyectos en un ambiente cambiante y de incertidumbre. Esos contextos son ideales para las prácticas ágiles de desarrollo de productos.

Las prácticas ágiles aportan a los proyectos varias cualidades que les otorgan una connotación novedosa como, por ejemplo:

  • Ciclos de trabajo cortes e iterativos.
  • Entrega de partes del producto completamente funcionales.
  • Validación del mercado de manera constante.
  • Productos centrados en el usuario.
  • Aprendizaje y mejoramiento continuo.

Entornos en Dirección de Proyectos Ágiles

Los proyectos ágiles son ideales para determinados entornos, en los cuales sacan mayor partido. Este tipo de gestión es perfecta para un mercado en ambiente de incertidumbre y continuamente cambiante.

Se usan frameworks ágiles como Scrum y se emplean prácticas de aceleración como Lean Startup. Las técnicas de gestión de proyectos ágiles son aplicables en cualquier sector de la industria donde se requiera validar una idea de negocio. Se centran en lograr una primera versión del producto con rapidez y una pequeña inversión, a través del PMV (Producto Mínimo Viable).

En entornos ágiles de crecimiento, por lo general los equipos y las partes de la organización trabajan de manera remota. ¿Cómo se garantiza la comunicación del equipo? La comunicación es el factor principal en la Dirección de Proyectos Ágiles y desarrollo de productos. Para conseguir que el proyecto se complete con éxito, se necesita una comunicación efectiva continua, a la vez que se requiere de una gestión y seguimiento. El objetivo es lograr una sistematización del mercado.

Los equipos ágiles en Dirección de Proyectos

Los equipos ágiles se caracterizan por presentar un tamaño pequeño y ser auto-organizados y multifuncionales. Sin embargo, en muchas empresas siguen existiendo equipos clásicos de »orden y mando».

Los equipos clásicos de «orden y mando»

En la mayoría de las organizaciones se pueden encontrar equipos clásicos o de «orden y mando». Estos equipos se caracterizan por tener un número limitado de gestores, que toman las decisiones y persiguen que el resto de los miembros ejecuten esas directrices. La parte estratégica queda en la Gerencia y la parte de ejecución queda en el resto del equipo. De este modo, los miembros se organizan en una estructura jerárquica.

Este tipo de equipos presentan algunos inconvenientes. La Gerencia puede ordenar a todo el equipo y esperar la ejecución de esa orden. Sin embargo, en el desarrollo de un proyecto no resulta usual que una cantidad numerosa dentro de un equipo realice la misma tarea. También, el conocimiento no siempre está en la Gerencia, sino en las personas que desarrollan el trabajo técnico u operativo. Además, este tipo de gestión está pensada para equipos altamente numerosos y éstos no siempre son los más productivos. Esto puede ser un problema en Project Management.

Los equipos ágiles

Las principales claves sobre las que se fundamenta un equipo ágil en Dirección de Proyectos son su tamaño pequeño, su auto-organización y su multifuncionalidad:

  • Pequeños. Cuando los equipos sobrepasan un determinado un umbral relativo al número de sus miembros y van mucho más allá, terminan no siendo óptimos y retrasando aún más los proyectos en el tiempo. La gestión se vuelve compleja con más miembros, debido a mayores dificultades de coordinación y comunicación.
  • Auto-organizados. La dirección no dicta continuamente los detalles de lo que hay que hacer. Se presupone que el propio equipo toma las decisiones organizativas y técnicas para conseguir los objetivos del proyecto. La gerencia transmite esos objetivos (el «qué»). Mientras que el equipo se encarga de conseguirlos (el «cómo»).
  • Multifuncionales. Los miembros del equipo son capaces de colocarse en las distintas situaciones. El conocimiento está distribuido entre todos los miembros y no depende de personas concretas.

Las empresas deben empezar a valorar los equipos ágiles en Project Management. La elección de un equipo ágil puede condicionar el éxito y la finalización del proyecto a tiempo. Las técnicas para conformar un equipo ágil se abordan en el Máster en Agile Project Management de EALDE.

Metodologías ágiles vs tradicionales: diferencias 

En una sociedad cambiante, las empresas también necesitan evolucionar. Por ello, en los últimos años han surgido nuevas formas de abordar los proyectos empresariales.

En este sentido, surgen las metodologías ágiles. Se trata de un conjunto de técnicas y herramientas especialmente ideadas para el desarrollo de proyectos que precisan de una especial rapidez y flexibilidad en su proceso. Por ello, es importante que los profesionales dedicados a la Dirección de Proyectos conozcan las principales diferencias entre metodologías ágiles y metodologías tradicionales a la hora de gestionar un proyecto.

Trabajo por fases y tareas en el Proyecto

La división del trabajo por fases y tareas definidas es un sistema muy robusto cuando todos los condicionantes permanecen dentro de una estabilidad determinada. Es lo que utilizan las metodologías tradicionales. Sin embargo, cuando se gestionan proyectos donde los inputs para nuestro trabajo no permanecen estables, estamos ante una situación de incertidumbre total. Todo ello puede afectar a la línea de flotación de nuestra gestión.

Ante estos casos, se necesitan metodologías que permitan introducir el ítem “incertidumbre” en la gestión. Es aquí donde surgen las metodologías Ágiles.

Novedades que aportan las metodologías ágiles

Los métodos ágiles cambian significativamente muchos de los parámetros que definen la gestión tradicional de proyectos. Entre otros aspectos, estas metodologías son adaptables en lugar de predictivas.

Las metodologías tradicionales en Project Management tienden a intentar planear una parte grande del proceso en gran detalle, para un plazo largo de tiempo. Es decir, los métodos tradicionales responden a su naturaleza para resistirse al cambio.

Sin embargo, en los métodos ágiles, el cambio es bienvenido. Intentan ser metodologías que adaptan sus procesos y crecen con el cambio.

Orientación a personas vs orientación a procesos

Otra diferencia entre metodologías ágiles y tradicionales es que las metodologías ágiles están orientadas a las personas en lugar de al proceso. La meta de los métodos tradicionales es definir un proceso que funcionará bien con cualquiera que lo use. Sin embargo, los métodos ágiles afirman que ningún proceso podrá maquillar las habilidades del equipo, de modo que el papel del proceso es apoyar al equipo en su trabajo.

La elección de la metodología de gestión del proyecto es un factor fundamental para garantizar el éxito del mismo. Por ello, un buen Project Manager ha de tener habilidades suficientes para seleccionar la metodología más adecuada para el proyecto que va a gestionar.

Claves para implementar con éxito las metodologías ágiles en una empresa

La implementación exitosa de metodologías ágiles en una empresa es un proceso continuo de mejora y adaptación y requiere un enfoque planificado y colaborativo ajustado a las circunstancias y necesidades específicas de cada organización.

Para que además de exitosa, la implementación sea efectiva, deben llevarse a cabo las siguientes tareas:

  • Identificar y elegir el tipo de metodología ágil que mejor conecte con las demandas, necesidades y contexto de la organización.
  • Formar a los miembros de los equipos para que comprendan adecuadamente los principios y prácticas de las metodologías ágiles asignándoles roles y responsabilidades en el proceso.
  • Promover la colaboración y adaptabilidad en los equipos de trabajo y fomentar un cambio de mentalidad en la organización.
  • Facilitar una comunicación efectiva, abierta y constante entre los miembros del equipo y las partes interesadas.
  • Establecer objetivos claros y medibles para poder evaluar el progreso de la implementación.

Nuestro curso metodologías ágiles: Máster en Agile Project Management

No hay empresa en el mundo cuyo rendimiento no pueda aumentar a través del liderazgo de un experto en metodologías ágiles. Todos los conocimientos imprescindibles para convertirse en un exitoso director de proyectos son impartidos en el Máster en Agile Project Management de EALDE Business School

Durante el curso, los alumnos aprenderán a utilizar las metodologías ágiles en proyectos y prácticas con todo tipo de empresas; el máster es impartido íntegramente online, permitiendo compaginar la vida familiar y laboral de los estudiantes.

Si quieres más información, rellena el formulario que encontrarás en el enlace anterior y un asesor académico se pondrá en contacto contigo.

Te ayudará a tomar la mejor decisión para tu futuro.

¿Te apetece seguir aprendiendo sobre metodologías ágiles? Aquí te dejamos con algunos vídeos relacionados:

Sobre el autor: Antonio Nogueras

Máster en Dirección de Proyectos

Fórmate con los mejores profesionales del sector

Infórmate aquí

Ebook

La Oficina de Gestion de Proyectos o Project Management Office (PMO)

Descárgalo gratis

Artículos relacionados

Qué se necesita para ser responsable de proyectos

Qué se necesita para ser responsable de proyectos

Cuando se habla de un responsable de proyectos se está haciendo referencia a una de las figuras más importantes dentro del entorno empresarial. Un profesional que debe reunir una serie de cualidades y conocimientos para liderar diferentes trabajos de manera eficiente....

leer más

Síguenos en redes sociales

Sé el primero en comentar

1 Comentario

  1. Patricia

    Muchas gracias por este artículo. Es muy interesante como las metodologías ágiles nos ayudan a mejorar la colaboración y gestión de proyectos. En cuanto a la metodología Kanban, existe una herramienta Kanban Tool kanbantool.com, basada en el método Kanban, que ayuda a gestionar proyectos grupales y facilita el flujo de trabajo. Se puede probar gratuitamente. Un saludo!

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *