Similitudes y diferencias entre la metodología Waterfall y Agile en dirección de proyectos

03/25/2021
Nuria Estruga
4/5 - (4 votos)

Actualmente existen muchas formas de trabajar en Project Management. La metodología Waterfall y Agile, son dos sistemas diferentes para llevar a cabo el desarrollo de un proyecto. Cada una de ellas con un enfoque propio para lograr siempre el éxito.

¿Qué es la metodología Waterfall?

La metodología Waterfall, en castellano también conocida como Cascada, es una de las formas tradicionales de desarrollar proyectos, siguiendo diferentes secuencias. Se empieza siempre con la fase de análisis y diseño del proyecto, seguido por la implementación, el testeo y la puesta en funcionamiento.

Con este método de trabajo los procesos son previsibles. Está estrechamente relacionada con los proyectos en el ámbito industrial. En esos entornos, las actividades suelen ser repetitivas y fáciles de pronosticar, sin cambios muy grandes a lo largo del proceso.

Ventajas e inconvenientes del método de cascada

Las principales ventajas de esta metodología es que la planificación es sencilla, con las tareas y los alcances bien definidos. Además, los roles también están claramente adjudicados y los equipos pueden trabajar en paralelo bajo la supervisión de un Project Manager.

La contrapartida es que es una estructura de trabajo muy rígida en cuanto a cambios se refiere. Hay poca tolerancia a la incertidumbre y pude ser perjudicial en proyectos de larga duración, en los que la tecnología o las necesidades del cliente pueden variar.

Máster en Dirección de Proyectos especializado en Metodologías Ágiles

Domina las metodologías ágiles: Scrum, Kanban, XP programming, Design Thinking.

¿Qué es la metodología Agile?

La metodología Agile o Ágil en castellano, es un enfoque de trabajo basado siempre en la satisfacción del cliente. Busca repartir el trabajo y las diferentes tareas del proyecto de forma flexible, para poder trabajar rápidamente sin la rigidez de las secuencias establecidas en la Waterfall.

La metodología Agile trabaja con los llamados “sprints” de dos semanas: se establece una lista de puntos a finalizar con un plazo de entrega previsto. Cuando se llega a la fecha, los equipos y el cliente evalúan el trabajo para después establecer mejoras y objetivos para los próximos “sprints”.

Ventajas e inconvenientes de la metodología ágil

La metodología Agile es más nueva, apareciendo junto con las empresas desarrolladoras de software, en cuyos proyectos los cambios son muy rápidos y, a veces, poco previsibles.

Las principales ventajas de la metodología ágil es que el ciclo de vida de desarrollo es rápido, hay un calendario de “sprints” definido, es flexible y empodera a los participantes en el proyecto. Además, tiene un enfoque centrado en el cliente, buscando siempre su participación y la máxima satisfacción.

Las desventajas de esta forma de trabajar es que no todos los clientes se sienten cómodos con este sistema. Otras veces, los plazos de entrega no se adecuan a la realidad, provocando un aumento de costes del proyecto.

Principales diferencias entre la metodología Waterfall y Agile

Ni agile es la mejor, ni Waterfall lo es. Cada metodología ha sido creada para llevar a cabo diferentes tipos de proyectos.

A continuación, detallamos las principales diferencias entre estas dos metodologías en dirección de proyectos:

  • La metodología ágil es más colaborativa y enfocada a los cambios, mientras que la Waterfall es rígida.
  • Con la metodología Waterfall es más fácil establecer un coste final del proyecto, sin muchos cambios significativos.
  • Agile está enfocada al producto y la satisfacción del cliente, en cambio, la Waterfall está pensada en la entrega exitosa del proyecto sin pensar en el cliente.
  • Con la metodología Agile se aceptan cambios a lo largo del proyecto en cambio, la cascada los evita.
  • La fase de pruebas en Waterfall es al final, antes del lanzamiento. Con Agile, las pruebas se llevan a cabo mientras se realiza el proyecto para ir corrigiendo al mismo momento.
  • En Waterfall los roles están definidos, habiendo un gerente que gestione de inicio a fin el proyecto. En Agile, los roles son intercambiables según cada fase.

Máster en Metodologías Ágiles y Dirección de Proyectos

Para aprender a trabajar con las metodologías Waterfall y Agile, es necesario prepararse. Por ese motivo, EALDE Business School ha creado diferentes másteres para aprender a trabajar con diversas metodologías de dirección de proyectos.

El Máster en Dirección de Proyectos en Metodologías Ágiles trabaja los enfoques ágiles como Scrum, Management 3.0 y Kanban. Se trata de un máster online dirigido a titulados que quieran dar un salto a la dirección de proyectos.

Puedes solicitar más información sobre el Máster en Metodologías Ágiles haciendo clic en el siguiente apartado.

Por otra parte, este interesante vídeo impartido por la experta Charo Fresneda te ayudará a conocer dos de las principales metodologías ágiles para la gestión de proyectos:

Se el primero en comentar

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *