Gestión de Riesgos de Crédito con tecnología cognitiva

04/13/2018
Alejandro Riveros
5/5 - (1 voto)

La tecnología cognitiva tiene el poder de mejorar la eficiencia y la precisión de las prácticas de Gestión de Riesgos de Crédito, pero las opiniones sobre la aplicación siguen siendo mixtas. A medida que estas nuevas tecnologías se establecen, las organizaciones que las adaptan pueden ser más ágiles y competitivas.

Las instituciones financieras están cada vez más interesadas en conocer las formas en que la tecnología cognitiva puede mejorar las prácticas de gestión de riesgos de crédito. Al aprovechar el aprendizaje automático y la comprensión semántica de los datos no estructurados, la tecnología cognitiva puede aumentar los datos y la eficiencia de los procesos en toda la organización y mejorar la precisión predictiva.

En relación específicamente al crédito, estas soluciones podrían fortalecer la estrategia general de gestión del riesgo crediticio de un banco, permitiendo a las organizaciones que implementan técnicas cognitivas convertirse en competidores más ágiles en un entorno de crédito cada vez más exigente.

¿Cómo puede la tecnología cognitiva ayudar a la industria crediticia?

Hay margen para aplicar capacidades cognitivas a una variedad de situaciones en todo el ciclo de vida del crédito, desde la etapa de negociación del préstamo, pasando por el monitoreo del desempeño, hasta el incumplimiento y recuperación del principal, cuando los bancos deben ser capaces de reestructurar y recuperar colateral de manera efectiva y costosa eficientemente.

En la actualidad, la tecnología cognitiva brinda una oportunidad significativa para mejorar los datos y procesos a lo largo de todas estas etapas del ciclo de vida del crédito. En la etapa de negociación del préstamo, por ejemplo, la tecnología cognitiva podría ayudar a un banco a aumentar la eficiencia y satisfacer mejor las constantes necesidades de cumplimiento al respaldar la recopilación automática de información precisa del cliente.

También podría mejorar y automatizar el conocimiento del banco sobre las estructuras y necesidades de capital de sus clientes, así como el de su familia corporativa más amplia y sus competidores. Las capacidades cognitivas podrían ser particularmente útiles en áreas clave de cumplimiento, como los procedimientos de conocer a su cliente.

Se el primero en comentar

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *