El comportamiento de riesgo en las empresas

09/11/2017
Alejandro Riveros
5/5 - (1 voto)

Las empresas ponen foco en el estudio del comportamiento humano para la Gestión de Riesgos. El comportamiento de riesgo es estudiado a través de la investigación sistemática y del método científico, a partir de la psicología, la neurociencia, la ciencia cognitiva y las ciencias sociales. Las compañías deben analizar qué es lo que conduce a un comportamiento de riesgo, cómo los sesgos cognitivos llevan a las personas a evaluar riesgos incorrectamente, y cómo se pueden detectar y modificar los comportamientos de riesgo.

El estudio del comportamiento de riesgo en Risk Management cobra fuerza por las crecientes investigaciones interdisciplinarias con áreas como la ciencia cognitiva, la psicología, las ciencias económicas y la neurociencia. Existe un interés renovado en hacer que los productos tecnológicos sean intuitivos al usarse, una creciente popularidad de la economía conductual para informar la toma de decisiones, y un auge de la gamificación en el entorno empresarial.

Oportunidades para la Gestión de Riesgos derivadas del estudio del comportamiento

El estudio del comportamiento humano supone oportunidades para la Gestión de Riesgos de las compañías. De acuerdo al informe «The future of risk. New game, new rules» elaborado por Deloitte, este estudio contribuye a diseñar intervenciones para ayudar a los ejecutivos a superar la influencia de los sesgos cognitivos en la toma de decisiones. También tiene como consecuencia sistemas mejorados para monitorear a los individuos de alto riesgo en funciones delicadas. De hecho, presenta como oportunidad un riesgo más efectivo y procesos de negocios relacionados con transacciones financieras.

Amenazas del estudio del comportamiento de riesgo

El análisis del comportamiento de riesgo proporciona oportunidades a las áreas de Risk Management. Sin embargo, este estudio también presenta amenazas. Hay un riesgo de acciones regulatorias en caso de un aparente mal uso de las intervenciones de comportamiento. También puede haber una respuesta negativa de los empleados y ejecutivos que perciban las intervenciones del comportamiento como una restricción del libre albedrío. Finalmente, existe el obstáculo del retorno lento o inexistente de las inversiones en la empresa de intervenciones complejas del comportamiento.

Se el primero en comentar

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *