Prevención y mitigación en Gestión de Riesgos de origen natural

12/19/2017
EALDE
4.3/5 - (104 votos)

La prevención y mitigación en Gestión de Riesgos de origen natural trata de reducir los riesgos y, en el caso de que algún fenómeno se traduzca en desastre, no perjudique con toda la intensidad que podría hacerlo. Con la prevención de riesgos se aplican medidas para evitar que un evento se convierta en un desastre. Con la mitigación de riesgos se aplican acciones para reducir la vulnerabilidad a ciertos peligros. En este sentido, cabe tener en cuenta que el estándar de referencia en esta área es la ISO 31000.

Con el Risk Management, los gobiernos desarrollan y ejecutan políticas públicas para reducir los niveles de riesgo. La prevención y mitigación de riesgos de origen natural puede realizarse a través de los siguiente elementos, entre otros:

  • Normas de construcción.
  • Ordenamiento territorial.
  • Obras civiles para reducir niveles de peligro.
  • Políticas públicas.
  • Atlas de Riesgo
El Atlas de Riesgo

El Atlas de Riesgo está integrado por distintos de mapas que identifican los niveles de peligro, vulnerabilidad y riesgo a los que una comunidad está expuesta. A partir de la información proporcionada por esta herramienta se pueden tomar decisiones para la prevención y mitigación. Esta herramienta para la Gestión de Riesgos también permite estimar las pérdidas económicas, daños a la población, afectaciones a la infraestructura, bienes y servicios.

El Atlas de Riesgo «identifica las zonas susceptibles de recibir daños por los embates de los fenómenos naturales, e incluye un anexo que enumera las medidas de mitigación previas a la ocurrencia de una catástrofe, las cuales sirven para evitar los daños, minimizarlos o resistirlos en mejores condiciones», de acuerdo al Gobierno de México. Entre los beneficios de esta herramienta para la Gestión de Riesgos se encuentran los siguientes:

  • Identificar los tipos de riesgos de origen natural, las zonas que afectan, su nivel de riesgo y las medidas de mitigación a aplicar.
  • Identificar las zonas que pueden ser urbanizadas sin que estén expuestas a riesgos.
  • Entender el peligro asociado a los fenómenos naturales.
  • Conocer la vulnerabilidad al peligro en la zona donde se realizan las actividades cotidianas.
  • Obtener información de los desastres para estar preparados y prevenirlos.

Se el primero en comentar

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *