Riesgos residuales vs. Riesgos secundarios

06/09/2016
Alejandro Riveros
3.5/5 - (6 votos)

Un riesgo es aquel “evento o condición incierta que, si se produce, tiene un efecto positivo o negativo en los objetivos de un proyecto”, como ya hemos visto en un post anterior y de acuerdo al PMBOK Guide. Las empresas pueden encontrarse ante distintos tipos de riesgos, entre los que se sitúan de naturaleza financiera, legales, operacionales, reputacionales y estratégicos. Estos riesgos pueden ser residuales o secundarios, dependiendo de la causa y del momento en el que aparecen. En función de ello, se estructurará la toma de decisiones empresarial y se reducirá la posbilidad de que se materialicen los riesgos inherentes a una actividad.

El riesgo residual hace referencia a aquel que permanece después de haber ejecutado las respuestas a esos riesgos

El riesgo residual hace referencia a aquel que permanece después de haber ejecutado las respuestas a esos riesgos. La empresa ha implementado determinados controles y el riesgo subsiste, teniendo en cuenta que siempre va a existir un nivel de riesgo. La organización ha de tratar de que ese nivel sea aceptable. De este modo, este tipo de riesgo ha sido aceptado e identificado por la compañía para crear planes de contingencia y planes alternativos.

El riesgo secundario es aquel que aparece en el momento en el que la organización implanta una determinada respuesta a un riesgo

El riesgo secundario es aquel que aparece en el momento en el que la organización implanta una determinada respuesta a un riesgo. La empresa actúa de acuerdo a los riesgos que se le presentan para eliminarlos, mitigarlos o transferirlos, según su impacto y naturaleza. Es en este contexto en el que se presentan nuevos riesgos secundarios, como consecuencia de esas actuaciones. Este tipo de riesgos también ha de ser identificado y analizado, para su posterior control y gestión.

En muchas ocasiones se confunden estos dos términos. El riesgo residual y el riesgo secundario se diferencian por las causas que los originan y por el momento en el que aparecen, pero la empresa ha de tratar de identificarlos y controlarlos en ambos casos.

Información extraída del webinar impartido por nuestra profesora Isabel Casares.

Se el primero en comentar

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *