Las principales fuentes de Riesgo Financiero

08/29/2017
Alejandro Riveros
4.4/5 - (5 votos)

El riesgo financiero se define como la posibilidad de que se produzcan futuros sucesos, inciertos e independientes de la voluntad de quien lo sufre, susceptibles de ocasionar un perjuicio económico. Estos riesgos tienen su origen en la toma de decisiones en un entorno de incertidumbre.

Los riesgos financieros son inherentes a la actividad financiera. Su eliminación total no es posible con Risk Management, pero sí realizar un control y una gestión de las fuentes de riesgo que afectan a la compañía.

Principales fuentes de riesgo

Las principales fuentes de riesgo financiero se pueden clasificar en riesgos de mercado, de tipo de interés, de precio y de tipo de cambio.

  • Riesgo de mercado: posibilidad de que se produzcan fluctuaciones o alteraciones en el valor de las posiciones abiertas en el mercado como consecuencia de la incertidumbre existente en relación con las condiciones del mismo.
  • Riesgo de tipo de interés: variaciones en los tipos de interés del mercado.
  • Riesgo de precio: alteración en el valor de mercado de los activos.
  • Riesgo de tipo de cambio: variaciones en los tipos de cambio que afectan a las operaciones de divisas.
  • Riesgo de crédito: derivado del incumplimiento de los compromisos adquiridos por la contraparte.
  • Riesgo operativo u operacional: falta de adecuación de los procesos internos, del comportamiento de las personas y fallos en los sistemas, o como consecuencia de factores externos.
  • Riesgo de liquidez: imposibilidad de transformar activos en liquidez en las condiciones deseadas.
  • Riesgo legal: imposibilidad de ejecución de contratos por defectos formales.

La Gestión de Riesgos permite realizar una gestión efectiva del riesgo financiero de la organización. El Risk Management realiza esta gestión identificando las fuentes de riesgo que afectan a la compañía, cuantificando la exposición de la empresa ante los distintos tipos de riesgo, y adoptando las medidas necesarias para limitar o reducir la exposición al riesgos.

La reducción de los riesgos inherentes a la actividad financiera se puede realizar mediante la operación en mercados organizados, la aplicación de criterios de prudencia o la contratación de productos derivados como instrumento de cobertura, por poner algunos ejemplos.

Se el primero en comentar

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *