Contratos LSTK: características, elementos y alcance típico

05/21/2019
Alejandro Riveros
5/5 - (1 voto)

El contrato llave en mano o Lump sum turnkey (LSKT) en Dirección de Proyectos hace referencia a aquellas obras de ingeniería donde ingenieros y constructores son la misma identidad, dejando en solamente dos el número de agentes. El contratista se obliga frente al cliente, a cambio de un precio, a concebir, construir y poner en funcionamiento una obra determinada que él mismo previamente ha proyectado.

Características del contrato LSTK

El contrato LSTK reune las siguientes características:

  • Precio cerrado. Puede presentar precios distintos para ingeniería, compras, construcción… pero el precio global es cerrado.
  • Plazo determinado. Hay una fecha de entrega del proyecto.
  • Obra contratada completa o en su totalidad. Se contrata la obra en todas sus fases.
  • Único contratista. El contratista principal puede subcontratar a otros contratistas, aunque este tipo de contratos generalmente se realiza entre el contratista principal y el cliente.

Elementos del contrato llave en mano

Los elementos del contrato llave en mano son:

  • El diseño de la planta. Implica diseño, cálculo e ingeniería. Puede presentar algún tipo de restricción contractual, pero la ingeniería de detalle siempre va a estar incluida en el contrato llave en mano.
  • El componente tecnológico. Se incluyen aquí patentes, licencias, etc.
  • Los suministros, la construcción y el montaje.

Alcance típico del contrato LSTK

El alcance típico de un contrato LSTK comprende:

  • Diseño, cálculo e ingeniería.
  • Suministro de materiales y maquinaria.
  • Transporte de los mismos.
  • Ejecución de obras civiles.
  • Instalación y montaje.
  • Puesta a punto y en funcionamiento de la obra proyectada.
  • Formación de personal y la asistencia técnica.

Según su alcance, los contratos llave en mano se pueden clasificar en:

  • Contratos llave en mano simples o parciales. Cuando el contratista concibe la obra, suministra bienes de equipo y materiales y pone en funcionamiento la obra de conformidad a los estipulado en el contrato, mientras que el contratante realiza la instalación bajo la supervisión y asistencia del primero.
  • Contratos llave en mano completos o clásicos. Cuando el contratista concibe, construye y pone en funcionamiento el proyecto.
  • Contratos llave en mano amplios. Cuando junto con las prestaciones del clásico, el contratista asume otras obligaciones complementarias relativas a la formación del personal local o asistencia técnica para el funcionamiento.

Información extraída del webinar impartido por Francisco Santolaya para EALDE Business School.

Se el primero en comentar

1 Comentario

  1. German Paúl Ronceros Fernández

    Gracias por la información

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *