La Creatividad en el Entorno Empresarial

10/12/2016
Alejandro Riveros
4.6/5 - (16 votos)

La creatividad es necesaria en las organizaciones para ver más allá de la competencia y adelantarse a ella. Este término se asocia con el ingenio y consiste en la creación y producción de cosas nuevas y valiosas. La creatividad puede contribuir a la resolución de problemas de modo original.

La creatividad implica un proceso metódico y sereno. Se trata de un proceso que se desarrolla en el tiempo y que se caracteriza por:

  1. Originalidad.
  2. Adaptabilidad.
  3. Posibilidades de realización concreta.

La creatividad implica un proceso metódico y sereno.

La creatividad se puede favorecer en el clima o entorno laboral mediante la aceptación del error como base del descubrimiento, aprendiendo a gestionar la frustración. Es propicia en un entorno de confianza para arriesgar. La multiculturalidad y multidisciplinaridad  contribuyen a su desarrollo, ya que los equipos más creativos son aquellos compuestos por personas que ven la realidad desde ángulos distintos.

La creatividad está asociada a la publicidad y al arte, pero se ejerce sobre todo en empresas dedicadas a las nuevas tecnologías y a la ingeniería.

El proceso creativo consta de 6 etapas:

  1. El Briefing. Recibir un encargo supone el comienzo de un largo y laborioso proceso.
  2. Apuntar. Es de gran utilidad anotar aquellas primeras ideas y conceptos que se nos pasan por la cabeza.
  3. Pensar. El cerebro empieza a funcionar y no puedes dejar de pensar en buscar una solución al problema planteado.
  4. Esperar. La cultivación de ideas requiere tiempo. Esperar a que surja una idea es siempre algo imprescindible.
  5. Idear. Ha llegado el momento, ha nacido la idea, pero aún queda mucho trabajo.
  6. Producir. Crear y dar forma a aquello que se nos ha ocurrido.

La gente creativa tiene la capacidad de adaptarse a casi cualquier situación y lograr con lo que disponen a su alcance la consecución de sus metas. Estas personas tienen capacidad de imaginación, curiosidad intelectual, pasión, profundidad de pensamiento, tolerancia a la frustración y tenacidad. Las empresas han de tener muy en cuenta a estos perfiles profesionales en su día a día.

Información extraída del webinar impartido por Miguel Sánchez Canales para EALDE Business School.

Se el primero en comentar

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *