Luis Egocheaga, exalumno de EALDE: «La Agenda 2030 necesita replantearse»

12/20/2023
Alejandro Riveros
5/5 - (1 voto)

Artículo redactado por: Luis Egocheaga exalumno del Máster en Sostenibilidad y Economía Circular

A principios de octubre, completé el Máster en Sostenibilidad y Economía Circular de EALDE Business School. Decidí realizar este programa para actualizar, complementar y validar las experiencias y competencias que he venido desarrollando en ambos temas desde la década de 1980 en diversos sectores y contextos en casi todo Perú, así como en varios países de América Latina y el Caribe. La ampliación de mi zona de confort fue considerablemente mayor de lo esperado.

En particular, pude consolidar prácticas al completar conceptos clave del complejo contexto actual, abordar aspectos estructurales de sostenibilidad y economía circular, explorar una detallada línea de tiempo de la gestión ambiental mundial, considerar opciones para revertir el caos ambiental generado (incluyendo mecanismos financieros ad hoc), y evaluar el estado actual de los principales indicadores de gestión ambiental a nivel nacional, regional y global.

Uno de los impulsos que me motivaron a cursar este máster fue la reflexión derivada del análisis de documentales sobre temas ambientales en diversas plataformas. Abordar la coyuntura actual, aunque sea difícil de aceptar, revela que somos los primeros en la historia en comprender a fondo la compleja situación ambiental que enfrentamos.

Con conciencia de la época en la que iniciamos este peligroso viaje hacia el desastre, es crucial entender cómo podemos, tanto individual como colectivamente, frenar esta caída libre y orientarnos hacia una posible sostenibilidad, teniendo en cuenta el progreso de los ODS hasta el 2030.

La urgencia de replantear la Agenda 2030

El 18 y 19 de septiembre pasados, la ONU anunció que, a siete años del año-meta de la Agenda 2030, los indicadores clave de gestión ambiental del planeta, principalmente representados por la ominosa evolución del clima mundial, confirman nuestras preocupaciones previas. De las 169 metas en los 17 ODS, solo el 15% está en camino, mientras muchas retroceden.

En el 2022, experimentamos un calentamiento global sin precedentes, fusión récord del hielo, acidificación y aumento del nivel del mar. La sexta extinción masiva de especies está en marcha, esta vez siendo nosotros los únicos responsables.

Océanos más cálidos, el mayor fenómeno El Niño desde 1984, la intensificación de tormentas tropicales a huracanes de magnitud 5, como Otis, y la persistente dependencia de petróleo, gas y carbón, que en el 2022 generaron el 62% de la electricidad mundial y el 66% de las emisiones totales de GEI, son claras señales inequívocas de que la Tierra avanza inexorablemente hacia un comportamiento «no analógico» y sin precedentes.

Resultados insatisfactorios de la cumbre de septiembre de 2023


En septiembre de 2023, los líderes mundiales buscaron impulsar decididamente los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), con el objetivo de no superar un aumento de temperatura de 1.5°C antes de 2030 y evitar llegar a 2°C antes de 2050. Sin embargo, las conclusiones de la cumbre generan descontento al centrarse en medios instrumentales, como más reuniones y llamados a reformas, en lugar de definir medidas concretas a corto plazo.

Deberían haber priorizado los ODS que aborden la inversión, producción y consumo insostenibles, promoviendo cambios radicales en estos procesos y fomentando estilos de vida responsables. La participación del sector privado y la sociedad civil resulta clave para implementar políticas y regulaciones necesarias, construyendo sociedades sostenibles a largo plazo.

Identificación de ODS clave para la transformación

Después de evaluar la Agenda 2030 desde la perspectiva de la mejora continua al planeamiento estratégico que conllevó su definición, y al constatar que los resultados distan mucho de las expectativas, es evidente que se requiere cambiar la estrategia de implementación.

Respetando la integralidad de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y sus 169 metas en las esferas económica, social y ambiental, este cambio sería más eficiente al identificar uno o dos ODS clave para abordar el origen de la compleja situación.

En este caso, se destacan (i) la inversión, incluida como uno de los motores económicos, y (ii) la energía asequible y no contaminante, en ese orden. Este enfoque permitiría movilizar efectivamente los demás ODS y redirigir la trayectoria hacia la sostenibilidad, evitando un desastre.

La crítica situación desde la Revolución Industrial

Llegamos a esta conclusión al evaluar las evidencias actuales de los cambios iniciados alrededor de 1750 con la primera Revolución Industrial. Estos cambios incluyen la rápida transición de la producción artesanal a la industrial, impulsada por alteraciones en la matriz energética (de 80% de energía animal a 96% de energía mecánica, principalmente de carbón y gas).

Además, hubo aumentos significativos, como un incremento de hasta un 2,000% en la producción textil y mecánica. También se observó un aumento en las emisiones de gases de efecto invernadero, que se aceleraron notoriamente con el cambio en la matriz energética, actualmente dependiente en gran medida de recursos no renovables como petróleo, gas y carbón.

Otros aspectos destacados incluyen el rápido aumento en la demanda de recursos naturales y energía para satisfacer la creciente oferta de bienes y servicios, así como el consiguiente aumento en el consumo. Este incremento progresivo conlleva a emisiones, efluentes y residuos sólidos, cuyo manejo inadecuado resulta en la consiguiente contaminación ambiental y un rápido deterioro en la resiliencia del planeta, afectando su biocapacidad para sostener la vida tal como la conocemos.

Máster en Sostenibilidad Corporativa

Lidera departamentos ambientales y de sostenibilidad en cualquier tipo de sector.


El análisis concluye que las disparidades en estilos de vida, presentes desde tiempos remotos, han alcanzado niveles irrazonables en los últimos tres siglos. Revertir esto implica ajustes drásticos en la inversión, producción y consumo responsables, así como una mayor conciencia individual y colectiva sobre la necesidad y viabilidad de adaptar nuestros estilos de vida al deterioro de la capacidad del planeta para sostenernos, evidente desde 1970, debido al creciente uso de recursos.

Fuente: Earth Overshoot Day home – #MoveTheDate

Superación de la biocapacidad del planeta

Desde cualquier perspectiva, este gráfico claramente revela que vivimos en completa incoherencia con el principio del desarrollo sostenible. El 2 de agosto de 2023, ya habíamos excedido la biocapacidad del planeta, comprometiendo el futuro al usar las reservas del 2024.

El desafío de la transición energética

En este contexto, el ODS 7 (Energía asequible y no contaminante) desempeña un papel crucial al abordar la transformación del actual sector energético global, basado en combustibles fósiles y carbón, hacia uno con emisiones de carbono cero. Este cambio, esencial antes de la segunda mitad del siglo, es fundamental para el crecimiento económico y el desarrollo sostenible. Más que simples recursos naturales, el acceso universal a una energía no contaminante representa una enorme oportunidad para la sociedad en su conjunto.

La transición hacia energías renovables requiere una soberanía energética que abarque la refinación de hidrocarburos, el aprovechamiento de minerales estratégicos como el litio y el cobre, la gestión eficiente y transparente de las empresas nacionales del sector energético, y la meta de alcanzar la neutralidad de carbono.

Este proceso exitoso debe ser gradual, considerando el desarrollo y consolidación de estos aspectos clave. Además, implica trabajar en el almacenamiento y distribución de la energía, mejorar la eficiencia de las líneas de transmisión para evitar pérdidas de energía renovable, y regular el ordenamiento y uso del territorio de manera que no cause impactos negativos significativos en la vida de las comunidades, sus medios de subsistencia y el entorno.

#BlogEALDE | Lee y comparte el artículo "¡URGENTE E IMPORTANTE: la Agenda 2030 necesita replantearse!" Clic para tuitear

Desafíos y oportunidades en la transición energética

La transición energética, aunque fundamental, no asegura la solución al problema ambiental global. Es crucial que el cambio en la matriz energética se traduzca en modificaciones de hábitos y estilos de vida insostenibles.

Esto requiere regulaciones que promuevan el uso de energía en la producción de bienes esenciales, alineándose con el ODS 12. Superar las diferencias de intereses, generar voluntad política y construir confianza son desafíos cruciales. Además, cambiar hábitos arraigados en una población acostumbrada al consumismo será un reto considerable.

Sobre el autor: Alejandro Riveros

Publicista colombiano con una amplia trayectoria en el mundo del marketing y las relaciones públicas. Experiencia en el sector empresarial y en importantes equipos políticos en Colombia. Máster en Marketing Político de la Universidad de Alcalá de Henares en Madrid, España.
Máster en Sostenibilidad Corporativa
Fórmate con los mejores profesionales del sector

Infórmate aquí

Ebook

Claves y origen de las Finanzas Sostenibles

Descárgalo gratis

Artículos relacionados

Síguenos en redes sociales

Sé el primero en comentar

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *